Masticables para perros

Masticables para perros

Siempre hay que recordar dar algún tipo de comestible que le proporcione un buen rato de masticación si queremos perros con una buena salud comportamental.

Si ya has tenido antecedentes de algún que otro susto te recomiendo que se lo des siempre cuando estéis vosotros delante. Al igual que las primeras veces si nunca se le ha dado este tipo de material.

El material que damos para mi es muy importante. A mis los productos que están procesados en general no me gustan y con algunos he tenido algún susto.

Yo recomiendo usar pieles naturales tipo la de la imagen. En este caso piel de ternera. Siempre acorde al tamaño del perro. Normalmente este tipo de piel solo se va ablandando la punta y no me he encontrado problemas como otros que si se quedan blandos y se pueden enganchar en el paladar o dientes. O bien pueden ir quitando pequeños trozos. Como si lo lijaran lentamente.

El único inconveniente es cuando el trozo es muy pequeño, ya que algunos perros muy ansiosos podrían optar por tragar de golpe. Si es nuestro caso hay que asegurarse que el trozo que tenga siempre sea más largo de lo que puede tragar y vigilarlo.

Si por el motivo que fuera hay que quitar este tipo de material es recomendable no hacerlo nunca de forma directa para evitar problemas de protección o que el perro se sienta incomodo y o pueda aprender a llevarse las cosas para que no se las quitemos. Siempre ofreceremos una alternativa igual o más suculenta de la que tiene. Aunque realmente en la mayoría de perros no es necesario tener que molestarles cuando están haciendo esta actividad.

Los perros ansiosos pueden aprender a comer este tipo de objetos de forma más calmada a base de repeticiones y sobre todo a base de dar una buena temporada este tipo de estimulación y que el perro se sacie un poco de ella. Después simplemente hay que encontrar la frecuencia y o momentos que más le convienen.

También me gustan los huesos recreativos tipo cadera o tibia de ternera.

La idea siempre es la misma. Encontrar un objeto lo suficientemente grande y duro, para que el perro no tenga opción de partirlo de buenas a primeras y que tampoco pueda ser tragado porque no le cabe en la boca.

Si hay varios perros en la casa prefiero dar este tipo de estimulación solo cuando yo estoy presente. Ya que podría ser la causa de algunos problemas entre los perros más allá de la agresión (que obviamente me daría cuenta).

Y por supuesto siempre que el perro termina de prestarle atención lo retiro para dárselo en otro momento. Ya que me he encontrado perros que tenían material para masticar siempre a su alcance y no lo tocaban durante días. En cambio, el hecho de quitarlo cuando no le hace caso hace que el perro tenga más ganas la próxima vez que se lo ofrecemos y así eran capaces de interactuar con ello cada día.

Para perros que usan mucho la boca y que se pasarían masticando a diario, podemos ir intercalando algunos productos tipo cuerno de cabra, cuerno de ciervo, maderas especiales para masticación…

Aunque en este tipo de perros normalmente es necesario trabajar también otros puntos como la estimulación mental, olfativa, enriquecer sus paseos…. Ya que, si solo pretendemos que se entretengan con masticables, estaremos causando serios problemas en su mente y será muy fácil que el perro tenga ansiedad cada vez que le ofrecemos este tipo de estimulación y lo devore.

Compartir en Facebook